Los juegos de mi infancia


Publicado en: Sin categoría

| 30 julio, 2012 | Sé el primero en comentar


Como muchos de los últimos domingos, hoy es el día temático en Neetblogs. Y ayer, durante la cena entre comida y risas, decidimos que la temática para hoy sea la infancia, un tópico realmente muy abarcativo, sobre todo por los distintos puntos de vista desde los cuales se la puede analizar/describir.

Posiblemente ya hayan leído los artículos relacionados del resto de los blogs: Pablito, que ayer nos hizo reir durante horas con anécdotas de su infancia, nos muestra cómo jugar a las bolitas, Bruno nos cuenta sobre la infancia gamer cada vez más común entre los nativos digitales y Tacún y Laura también expresaron sus recuerdos e ideas al respecto.

Personalmente durante esta tarde, yo voy a intentar referirme a los juegos que marcaron tanto mi infancia como seguramente la de muchos de ustedes. Pasen y vean:

Los juegos de mi infancia:

1. La mancha

¿Quién no recuerda aquellas interminables e inocentes tardes durante los primeros años escolares cuando simplemente corríamos tras nuestros amigos para “mancharlos”? Es cierto que después conocimos otras versiones como la “mancha puente” o demás pero, al menos en mi opinión, las segundas partes no son mejores :P

2. La escondida

Definitivamente, mi juego de la infancia preferido. Pocas veces sentí tanta adrenalina por esos años como cuando corría para hacer “piedra libre” para salvar “a todos mis compas” y volver a esconderme. El más aburrido, pobre, siempre resultaba ser el muchacho encargado de buscar al resto de los jugadores. Mención aparte para “la lata”, versión remasteurizada jugada con una pelota.

3. La vela

¡La vela! ¡Si habremos golpeado ventanas intentando alcanzar la pared pegándole a la pelota de tenis con nuestros minúsculos brazos! Personalmente este juego me hace recordar la primer etapa escolar, donde las filas para jugar superaban largamente las veite personas y ganar el juego, claro, se tornaba complejísimo.

 

Pero eso fue la infancia de alguien que recién está superando la mayoría de edad y que, aún bastante inmaduro, comienza a conocer de qué va el Mundo que lo rodea. Los primeros años de otros habrán sido marcados por otras actividades: bolitas, rayuela, poliladron, intercambio de figuritas, ring raje, gallito ciego y, un poco más adentrados en la adolescencia, la conocidísima “botellita”.

En lo que respecta a las nuevas generaciones, las cosas se tornan un poco más informáticas pero, creo, los padres no deberían preocuparse: los tiempos cambian. Los chicos, como siempre, seguirán desparramando y contagiando esa alegría tan propia e inocente que los caracteriza.



Etiquetas: , , ,